Al margen de ser unas enseñanzas milenarias, para nosotros el Yoga y Tantra son unas disciplinas para conectar con las personas desde otro plano o dimensión, es ver a través de los ojos el alma y el espíritu de los demás. Desde las diferencias que tenemos aprendidas y la individualidad en la que vivimos, desde el Yoga y el Tantra buscamos la conexión con nosotros mismos, con los otros y con el universo, la esencia divina y desde esa experiencia todos nos sentimos unidos con la Unidad. Con  esa esencia que a todos nos une trascendemos las formas  y podemos ver en los participantes su interior bello y puro. Este es el verdadero espíritu del Yoga y del Tantra, porque al trascender las formas individuales dejamos de estar aislados y pasamos a estar conectados, sintiendo paz interior, serenidad y mayor plenitud. Muchas veces se ha dicho que la experiencia no se transmite, en el caso del Yoga-Tantra pasa lo mismo, dejamos a un lado la mente para sentir y así encontramos la auténtica experiencia de vida. No verbalizamos los sentimientos sino que los vivenciamos desde el corazón, y es ahí donde somos verdaderamente auténticos. El Tantra es un estilo de vida que también se caracteriza por la energía sexual, no de la energía que viene desde fuera como el aire, el sol, los alimentos…que nos permiten realizar nuestras funciones vitales, sino, la única energía que produce el ser humano por sí solo que es la energía sexual. Esta es la energía que se activa a través de los ejercicios del Yoga, denominados asanas y de la activación de nuestro cuerpo a través del Tantra.